Noticias / Opinión

28.jul.2018 / 12:38 pm / Haga un comentario

Francisco Ameliach

Decía el historiador francés Fernand Braudel que para hacer un correcto análisis del presente se debe ampliar la visión de los horizontes del pasado, conjugando tiempos que se superponen y van tejiendo una realidad. Interpretar la realidad solo con el análisis del tiempo de los acontecimientos, conducirá a una incorrecta interpretación y a una errada crítica de la coyuntura.

Es necesario ampliar el horizonte de análisis tomando en cuenta el “tiempo estructural de larga duración”, tiempo secular donde se forman las estructuras sociales, políticas, económicas, jurídicas y se configuran las estructuras mentales de los diferentes grupos sociales.

En 1901 se inicia ese tiempo estructural en Venezuela con la era petrolera mundial. Juan Vicente Gómez pacta con los EEUU protección para mantenerse en el poder a cambio de entregarle nuestro petróleo.

En ese tiempo, la economía venezolana dependía mayoritariamente de la agricultura y principalmente del cultivo del café que era el primer producto de exportación, pero el auge del petróleo causó el desplazamiento progresivo de la clase hegemónica compuesta por terratenientes latifundistas hacia una burguesía dependiente de la renta petrolera.

El hecho que la actividad petrolera se desarrollara con capital 100% extranjero, llevó a la burguesía criolla a dedicarse al comercio generalmente de importación y la actividad bancaria, estrechamente ligadas a las transnacionales.

Aunado a estas circunstancias, hay que destacar que el imperio estadounidense manejó a su antojo el petróleo venezolano durante el siglo XX. Los gobiernos que se opusieron a su control fueron derrocados. Solo Chávez vence al imperio, ejerciendo la soberanía plena sobre nuestra principal riqueza. El imperio no tolera la derrota y viene por la primera reserva petrolífera del planeta.

Entonces pierde autoridad moral quien llamándose revolucionario critique a Maduro responsabilizándolo de la crisis económica actual sin ir a la raíz, porque estaría demostrando no estar claro sobre quién es nuestro verdadero enemigo histórico y podría influir negativamente en la unidad y movilización de nuestras fuerzas para enfrentarlo y derrotarlo: el imperialismo estadounidense y sus lacayos en Venezuela, quienes dirigen la guerra económica contra nuestro pueblo.

Francisco Ameliach Orta

@AmeliachPSUV

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.