Opinión

23.jun.2014 / 10:33 am / Haga un comentario

“No faltarán los que traten de aprovechar coyunturas difíciles para mantener ese empeño de la restauración del capitalismo, del neoliberalismo, para acabar con la Patria. No, no podrán, ante esta circunstancia de nuevas dificultades – del tamaño que fueren – la respuesta de todas y de todos los patriotas, los revolucionarios, los que sentimos a la Patria hasta en las vísceras, como diría Augusto Mijares, es unidad, lucha, batalla y victoria”.

Importante recordar esta celebre reflexión de nuestro eterno gigante Hugo Chávez, en lo que fue su última proclama, a propósito de mantenernos en pleno proceso de ejecución del III Congreso del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), cuya plenaria se celebrará los días 26, 27, 28 y 29 de julio. Reflexión que sabemos ha sido analizada, discutida e interiorizada por toda la militancia durante los debates que se han venido desarrollando en este período y que, sin duda, será herramienta fundamental de la plenaria formal del congreso.

Unidad, lucha, batalla y victoria: cuatro conceptos sumamente importantes que se complementan entre sí para resumir de manera magistral lo que ha significado el proceso revolucionario en nuestro país. Pero si nos tocase colocarlos en orden de importancia, o solo escoger uno de esos elementos, particularmente yo escogería La Unidad. Es, a mi criterio, un elemento irreemplazable que, por sí mismo, atrae por añadidura al resto de estos para alcanzar todos nuestros objetivos. Los que hemos alcanzado y los que nos falta por alcanzar.

En la coyuntura actual, cuando continuamos enfrentados a una guerra económica, siguiéndole la pista y denunciando descaradas manifestaciones de injerencia extranjera, conspiraciones y planes de magnicidio por parte de actores de la derecha endógena, aliados a los enemigos externos de nuestra Revolución Bolivariana, solo el mantenernos en verdadera unidad como un gran bloque revolucionario y chavista, nos mantendrá atentos y en guardia ante esta lucha. Unidad, unidad, unidad y seremos invencibles, decía nuestro padre Bolívar.

Este III Congreso del PSUV, debo insistir en ello, se convierte en esa oportunidad concreta de reencontrarnos en nuestras convicciones socialistas, aplicar las 3R al cuadrado de Chávez (Revisar, rectificar, reimpulsar – Repolarización, repolitización y reunificación) y además continuar demostrando que somos la primera fuerza política del país. Que nadie se equivoque, el PSUV es y seguirá siendo mayoría indiscutible y seguirá marchando en la construcción de la Patria nueva, unido, como elemento necesario e imprescindible, junto a los demás partidos de la alianza, a los frentes sociales; que es en definitiva, seguir consolidando el Gran Polo Patriótico (GPP) como parte del legado del Comandante eterno.

Dicho de otra manera, la unidad de las fuerzas revolucionarias va más allá de la unidad interna del PSUV: es la unidad de la vanguardia (GPP) y de esta con el poder popular. Además, todos y todas, como pueblo organizado, con la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB): binomio que nos asegura el poder continuar consolidando la Patria que Chávez nos dejó, en paz.

Como parte de la continua revisión de documentos y textos, me topé con la transcripción del tercer programa Aló Presidente Teórico, conducido por Hugo Chávez desde el teatro Teresa Carreño, en el marco de la pronta celebración, en ese entonces, del primer congreso del partido. Para ese momento se acababan de inscribir en el PSUV un poco más de un millón de jóvenes revolucionarios por lo que se llegaron a sumar más de 7 millones de militantes, y Chávez explicaba la estructura organizativa de nuestra tolda. Él decía: “Exhorto a todos esos millones de militantes a conformar las patrullas socialistas, y enlazadas unas con otras, formar la unidad superior… Nuestras tareas deben ser la ideología, el debate de todos los días, la batalla de las ideas, la artillería del pensamiento, el trabajo voluntario, la incorporación a la praxis, a la solución de problemas, a la atención de los más débiles, la creación de la sociedad del amor, de una nueva espiritualidad, de una nueva base moral, ética”.

Estas siguen siendo nuestras tareas más importantes, tomando en cuenta que, desde ese tiempo para acá, hemos venido avanzando considerablemente en organización y demostración de fuerza implacable, sobre todo como una gran maquinaria electoral, pero es imperativo que pasemos de ser solo eso. Aún nos falta avanzar en el accionar de nuestras estructuras dentro de los procesos de gestión política y de gobierno. Es justo y necesario que esa unidad, ya catalogada como el eslabón más importante de esa cadena expuesta por Chávez (Unidad, lucha, batalla y victoria), se convierta en un anillo impenetrable que nos permita mantener una lucha organizada para seguir librando batallas con la certeza de lograr grandes victorias, no solo de índole electoral, que son y serán muy importantes, sino ir más allá: acelerar el logro de victorias contundentes en lo cotidiano, en el día a día; y que juntas todas, sirvan para agregar más valores irreversibles a nuestro Socialismo Bolivariano.

Oportuno recordar, por encontrarnos en víspera de la celebración de este III congreso, que Chávez también decía en esa oportunidad lo siguiente: “…Un verdadero partido revolucionario tiene que estar formado por auténticos revolucionarios; un partido socialista por auténticos socialistas…No lo dejemos para mañana, es ahora mismo. Cada uno de ustedes, y en colectivo, especialmente, debe dedicarse a la tarea de construir esa sociedad nueva… Tenemos que ser capaces, eficaces, como un equipo de pelota que sea capaz de ganar, que sea capaz de quedar campeón. Un partido político debe ser capaz de tomar el poder; sino vamos a pasar 20 años deambulando, filosofando…”.

Entonces pues, retomemos estas enseñanzas de nuestro Comandante Eterno, rumbo a concretarse nuestro tercer reencuentro como fuerza revolucionaria, con mucha unidad y conciencia del deber social. No podemos dejar penetrarnos por antivalores y eso lo logramos con el estudio permanente de nuestra ideología partidista y logrando mantener al PSUV en constante movimiento; y con él, toda la Vanguardia Chavista. Teoría y práctica revolucionaria, para llegar al punto de no retorno de nuestro socialismo del siglo XXI.

Chávez vive… La Patria sigue…!

Independencia y Patria socialista!!

Viviremos y venceremos!!!

Barinas, 23 de junio de 2014

Fuente: Página oficial del Partido Socialista Unido de Venezuela

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.