Opinión

15.jul.2014 / 10:21 am / Haga un comentario

A escasas semanas de celebrar el Tercer Congreso de Nuestro Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV); y a pocos días de llevarse a cabo las elecciones internas para la escogencia de delegados y delegadas que participarán en dicho encuentro, he querido insistir en este tema tan trascendental para nuestra organización política: como partido revolucionario, como fuerza socialista y como mayoría indiscutible en el país.

Definitivamente, es esta fuerza político-partidista uno de los principales y más importantes legados que nos dejó el Comandante Supremo Hugo Chávez Frías, por lo cual debemos cuidarlo, pero sobre todo, seguir alimentándolo en teoría y práctica revolucionaria, a través, además, del debate sincero, de la autocrítica y la crítica constructiva y en el estímulo del desempeño diario con la puesta en práctica de los verdaderos valores humanistas que nos caracterizan como bloque bolivariano y chavista.

En ese sentido, camaradas, considero que el papel que jugarán los delegados natos y los que sean escogidos por las bases del partido, será fundamental para que este tercer encuentro nacional del PSUV logre los objetivos planteados.

Es muy necesario que todos los temas a abarcarse en ese espacio sean llevados a la práctica, a una práctica eficiente y eficaz y que salgamos de allí fortalecidos en unidad, en lucha, batalla y victoria, como nos dijo el gigante, para seguir defendiendo nuestros logros revolucionarios; y terminar de derrotar las pretensiones golpistas y desestabilizadoras de la derecha criolla e internacional, con la consolidación de la Revolución Bolivariana.

Nuestros delegados y delegadas serán representación y participación directa y protagónica en todas las actividades que estarán desplegadas en el tercer congreso, a propósito de celebrar para conmemorar un año más del natalicio del Comandante Chávez. En honor a él y a su legado infinito, cada uno (a) que resulte elegido (a) tendrá el deber de llevar a la palestra de ese encuentro, el sentir de toda la militancia psuvista.

Es una gran responsabilidad que reposará sobre nuestros hombros, y que continuará con más fuerza, luego de culminado el encuentro. Precisamente en los documentos ideológicos en los que continúa trabajando la Dirección Nacional del Partido, de cara a este tercer congreso, se destaca el concepto de la “Conciencia colectiva Socialista”.

Dice parte del contenido: “… La solución colectiva de los problemas que afectan a las comunidades pasa por acelerar la transformación de la conciencia colectiva, fundamentada ésta en la educación, el trabajo, la organización social y política, en sus diversas expresiones… En el proceso de construcción de una Sociedad Socialista es impostergable profundizar y ampliar la relación permanente entre el Pueblo y el Partido, por ejercer este último el liderazgo colectivo y el papel de intelectual orgánico… La construcción del Socialismo requiere del compromiso del militante del PSUV con el proceso teórico-práctico, el ejemplo, los valores, la formación y autoformación, el desarrollo del pensamiento crítico y el compromiso con el trabajo voluntario”.

Y más adelante también dice:  “La conciencia colectiva socialista se desarrolla desde la práctica democrática de cada individuo, de cada militante del partido. La necesidad de la conciencia colectiva, la participación social y la administración colectiva de la libertad, propia del socialismo, no se decretan, se aprenden y se practican desde la cotidianidad, desde el sentido común, participando en la definición de valores comunes y priorización de necesidades”.

Entonces, partiendo de estas premisas, que están expuestas para el debate y la disertación, la organización de toda nuestra militancia, desde cualquier trinchera o nivel, se hace fundamental para defender con firmes argumentos todos nuestros logros; y seguir avanzando en la concreción de nuestros principales objetivos, de cara a la consolidación definitiva del Socialismo Bolivariano.

Es también propuesta para el debate y para desarrollarla con mayor detalle y precisión, que nuestros delegados y delegadas se conviertan en cabeza y vanguardia de una gran red de militantes bolivarianos y revolucionarios.

Es un compromiso de todos(as) camaradas; un ejército caracterizado por una alta moral, por un gran amor y pasión por el proceso que llevamos a cabo desde hace más de 20 años, quienes con el ejemplo y trabajando en una formación ideológica permanente, demostremos en la práctica que nos mantenemos, ahora más que nunca, en el camino correcto, en el difícil pero hermoso y único camino para seguir construyendo la Patria Socialista; y llegar así, a ese punto de no retorno, a esa irreversibilidad de la Revolución Bolivariana.

Todos y todas podemos y debemos convertirnos en vanguardia socialista y antimperialista. Esa es la meta ideal para avanzar con mayor rapidez y contundencia en esta construcción de Patria libre y soberana.

Por ello los invito de manera sincera y con una gran convicción bolivariana y chavista, a mantenernos con verdadera unidad y en pie de lucha permanente,para que el legado de Chávez no solo se mantenga, sino que se acreciente en esta tierra y en el corazón de cada uno de los que seguiremos creyendo en él,  en sus ideas, en su ejemplo, en su entrega; y, por supuesto, en este proyecto hermoso que continúa avanzando por el bien colectivo, por la igualdad y la felicidad de nuestro pueblo; y más allá. ¡¡Para que se continúe encarnando en la mente y el corazón de nuestros pueblos, el espíritu indomable del Comandante Eterno, Hugo Chávez Frías!!

FUENTE: Página oficial del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV)

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.