Opinión

13.oct.2014 / 09:38 am / Haga un comentario

El mundo reconoce los grandes aciertos de este proceso de inclusión que ha reivindicado a todos los sectores sociales que hacen vida en una Patria que, bien administrada logró visibilizar los problemas que aquejaban a un Pueblo desasistido durante muchos años, en el país donde prevalecían los intereses económicos de pocos, donde la inversión social jamás tuvo cabida en el presupuesto nacional y la sociedad abrió una brecha enorme que reconocía dos “clases”, los ricos y los pobres, siendo los últimos la mayoría.

Pobre no solamente era la familia sin acceso a un sistema de salud de primera o acceso a escuelas privadas para formar la educación de los hijos, pobres eran familias que llegaron a comer perrarina para poder sobrevivir… una realidad que quisiéramos fuera una exclamación exagerada, pero es un mal recuerdo que jamás volverá a ocurrir.

Hoy, organismos internacionales como la FAO reconocen a Venezuela por la planificación que ha erradicado el hambre en nuestro país y bautiza el programa mundial como Hugo Chávez en homenaje al gran defensor del derecho a la alimentación digna de los Pueblos. También internacionalmente se nos reconoce por vencer el flagelo del analfabetismo, a través de las misiones sociales dirigidas a fortalecer la educación así como miles de escuelas inauguradas y rehabilitadas son parte de la Venezuela que invierte en su Pueblo prioritariamente.

La Gran Misión Vivienda Venezuela es otro logro de este proceso socialista que a pesar de enfrentar una guerra económica de envergadura, no se detiene en su objetivo de reivindicar a las familias que en décadas de país petrolero jamás tuvieron acceso a una vivienda como hoy. De esta manera nuestro Presidente Maduro entregó la vivienda 600 mil cumpliendo una meta extraordinaria y asumiendo el compromiso de continuar la construcción masiva de casas dignas.

Nuestro objetivo está claro, seguiremos en la defensa de los derechos de nuestro Pueblo y por eso, este Gobierno Socialista en lugar de engordar las reservas internacionales (como lo hacen las economías que apuestan a su capital y olvidan las necesidades de un Pueblo), optamos por continuar pagando la gran deuda social que tuvo durante años cobrando una pensión paupérrima a nuestros abuelos y a millones de niños en deserción escolar por no tener la oportunidad de acceder a libros ni útiles escolares.

Desde la unidad que ha sido nuestra fortaleza a lo largo de estos años de luchas y de victorias, continuamos asumiendo el reto por la defensa de los espacios de poder que deben continuar perteneciendo al Pueblo. La fuerza de esta unidad revolucionaria es la jornada cotidiana que se cumple desde la calle y desde el encuentro cara a cara con nuestro Pueblo, celebrando los aciertos y asumiendo con gallardía que aun nos faltan objetivos por cumplir.

Precisamente esa es la única forma de conocer hacia dónde debemos reforzar los alcances de este proceso que en quince años ha roto los esquemas de desigualdad para dar paso a las oportunidades, a la vanguardia de una democracia verdadera, de libertades para el desarrollo.

Viviremos y venceremos

Por: Francisco Ragel Gómez, gobernador del estado Bolívar

Fuente: Página oficial del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.