Documentos

Muchas vidas fueron sacrificadas para que Venezuela pudiera ser un país libre de la opresión del imperio español y a pesar de ello, también muchas vidas perdimos después, para que pudiéramos ser libres de las imposiciones del imperio estadounidense. El comandante Hugo Chávez enarboló las banderas de Bolívar que habían sido mancilladas por quienes entregaron nuestras riquezas al poderío estadounidense y retomó nuestra soberanía, preservarla es el primer objetivo histórico del Plan de la Patria.

Sin embargo, Estados Unidos no cesa en su empeño por controlar el poder en Venezuela, para hacerse de nuestra riqueza petrolera y como lo dijera el comandante Chávez, el gobierno estadounidense se opone a cualquiera que cuestione el modelo imperialista y no acepte ser sometido por este.  Así lo han hecho en otros países que se han negado a ceder ante su modelo económico, es decir, contra quienes no han querido “dejarse torcer el brazo”. Mucho antes, como profeta, declaró Simón Bolívar: “Estados Unidos parecen destinados por la Providencia a plagar la América de miserias en nombre de la Libertad”.

Ahora, sin sustento alguno, el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, emite sanciones contra funcionarios venezolanos, acción injerencista que rechazamos porque pretenden convertirse en fiscales y jueces nacionales, pero advertimos que en sí mismas, constituyen un elemento distractor del verdadero objetivo del gobierno estadounidense y de esto debe estar consciente la oposición venezolana que insiste en banalizar estas amenazas imperialistas.

El verdadero objetivo del gobierno de EEUU no es más que convertirnos en blanco de un ataque armado, al declararnos vía decreto, como una “amenaza inusual y extraordinaria a su seguridad” y declararse ellos en “emergencia nacional”, por una supuesta violación de Derechos Humanos cometida por nuestro gobierno (ellos son en realidad los precursores de violaciones de Derechos Humanos en el mundo). Así, adquiere el gobierno de Obama, poderes especiales para intervenir contra Venezuela. Este argumento y medidas, son las que siempre han precedido a sus cruentas invasiones en otros países, lo cual debe ser rechazado por todos y cada uno de los venezolanos, sin distinción política, de clase o de credo.

Aceptar la injerencia del gobierno de Estados Unidos y quedarnos de brazos cruzados, ignorar o subestimar esa declaración del Presidente estadounidense, Barack Obama en contra de la República Bolivariana de Venezuela, sería entregarles más que nuestras riquezas y el suelo patrio, entregaríamos a nuestro pueblo, su dignidad y hasta su vida, recordemos que EEUU ha dejado en países invadidos, a los cuales había declarado antes como “amenazas”, solo muerte y miseria, mientras que el tiempo demostró que sus acusaciones eran falsas., como las son ahora.

UNIDOS CONTRA EL BLOQUEO

Repasemos la historia y recordemos, el 9 de diciembre de 1902, la soberanía de Venezuela fue violentada cuando las potencias imperiales europeas, entre las que se encontraban Alemania, Inglaterra y posteriormente Italia, bloquearon y bombardearon costas venezolanas, además de capturar distintas embarcaciones.

Para contrarrestar la acción bélica de las potencias imperialistas, Cipriano Castro hace un llamado a todos los venezolanos a unirse, para emprender juntos la gesta en defensa del suelo patrio. Lleno de ese espíritu patriota y libertario, como lo encarnó Simón Bolívar, los héroes de la independencia y nuestros grandes aborígenes, concluye el general Castro su proclama invocando la luz del “Sol de Carabobo”.

Ante este llamado, muchos venezolanos respondieron. Un digno ejemplo fue el del presbítero R. Y. Chirivella León, Cura de Caridad, quien le escribió a Cipriano Castro diciéndole: “Amenazada nuestra querida Patria por la fuerza y el despotismo, acudiré como sacerdote venezolano a prestar mis servicios en donde quiera que la religión y la patria me llamen…”. [Boletín del Archivo Histórico de Miraflores. Caracas, EneroDiciembre 2002. Número 159-160].

Otro gesto patriota significativo fue el de José Manuel Hernández, el “Mocho Hernández”, quien a pesar de ser uno de los más férreos adversarios de Cipriano Castro, convocó el 19 de diciembre de ese mismo año a sus compañeros del Partido opositor Liberal Nacionalista “…a que olvidaran y abandonaran todo para volar a la defensa del suelo sagrado de la patria.” [Boletín del Archivo Histórico de Miraflores. Caracas, Noviembre - Diciembre 1959. Número 3]. (Extracto tomado de la colección Armario, “Proclama de 1902 ante el Bloqueo Imperialista”, publicado por Ediciones de la Presidencia de la República).

TODOS EN DEFENSA DE LA SOBERANÍA (Corbeta Caldas)

Ochenta y cinco años después, en 1987, Venezuela es víctima de otro ataque a su soberanía e integridad territorial, con el incidente de la corbeta colombiana, Caldas, que irrumpió en aguas venezolanas, intentando sacar de las mismas a pescadores venezolanos, aunque parecía ficción, no lo era la artillería con la cual había violado nuestra soberanía territorial.

Esta información puede encontrarse en los medios, aunque la recoge muy bien AVN en un reportaje: “A 23 años del Caldas: cuando la oposición de hoy se puso del lado de la patria”, publicado el 05-08-2010)

El presidente Jaime Lusinchi contó entonces con el consenso de la sociedad venezolana que se unificó en torno a la defensa de nuestra soberanía ante dicha amenaza.

“La Iglesia sostiene los derechos que le asisten a Venezuela en esta controversia”, pronunciaron representantes del Episcopado, mientras el presidente de la Comisión de Política Exterior de la Cámara de Diputados del Congreso, Oswaldo Álvarez Paz (Copei) transmitió su solidaridad y respaldo al gobierno venezolano por la posición asumida ante esta situación.

Rafael Caldera, también representante de Copei, principal partido opositor para la época, declaraba: “Tenemos que estar unificados, no se puede ante situaciones como éstas establecer diferencias internas”. Asimismo, los partidos políticos de izquierda se hicieron sentir, el Movimiento Al Socialismo acusó de “premeditada y calculada la violación de nuestro espacio marítimo por unidades navales colombianas”.

“El gobierno de Venezuela ha obrado con prudente firmeza sin ceder en la provocación y en los planes de la oligarquía colombiana. En Venezuela no está planteada la guerra con Colombia sino la paz”, enfatizó por su parte, el PCV. Asimismo, destacó que la provocación de la oligarquía colombiana, no puede ser considerada como un hecho  aislado. “Los provocadores tienen objetivos muy claros, entre ellos servir a la política guerrerista de la administración Reagan y el imperialismo norteamericano”, acotaron.

ES EL MOMENTO DE LA UNIÓN

Es por ello que, aludiendo reflexivamente a nuestra historia, hoy, desde la Gobernación Bolivariana de Carabobo hacemos un llamado a la oposición venezolana, no a que se pongan del lado del gobierno del Presidente Nicolás Maduro, ya la mayoría del pueblo venezolano, patriota y consciente, lo ha hecho, sino a que se pongan del lado de la Patria y la defensa de su soberanía.

No olvidemos que ante cualquier ataque armado del gobierno estadounidense contra nuestro territorio, no habrá blancos selectivos por colores políticos, las bombas no discriminan entre chavistas u opositores y esta amenaza nos perjudica a todos por igual, por ello, debe haber un acuerdo nacional de rechazo ante las pretensiones del gobierno estadounidense contra la República Bolivariana de Venezuela. La oposición tiene una oportunidad para demostrar que los intereses del país están por encima de sus apetencias políticas, de no hacerlo, podríamos afirmar que jamás ha existido en la historia nacional una oposición tan entreguista al imperio.

Teniente Coronel Francisco Ameliach Orta

Gobernador bolivariano de Carabobo

Valencia, 10 de marzo del 2015

Decargue en PDF el Comunicado del Gobernador del Estado Carabobo, Teniente Coronel Francisco Ameliach Orta

 

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.