Opinión

6.abr.2015 / 01:03 pm / Haga un comentario

Jhonathan Sánchez

Periodista

@jhonathansanche

Intensa, fructífera y masiva jornada de recolección de firmas se ha dado cita durante pocas semanas para apoyar la solicitud de los ciudadanos venezolanos de la derogación del decreto de Barack Obama, que nos coloca como una amenaza para Estados Unidos, una amenaza como país. Lo último es reiterado y reiterativo porque algunos internos (pocos) han querido hacer ver que el decreto afecta sólo a siete venezolanos que ocupan responsabilidades militares y de Estado y no es cierto; nos acusan como país de ser “una amenaza inusual y extraordinaria” en la justificación del decreto. A esto la inmensa mayoría de patriotas venezolanas y venezolanos que sienten la Patria en sus venas le han dicho: Obama Deroga El decreto Ya, frase que trasciende de ser una simple consigna o el hecho de haber firmado por su derogación, se expresa en el 95 % de los habitantes de esta tierra –según las más recientes encuestas- el rechazo a la medida desmedida del Presidente de los Estados Unidos.

Alrededor de las firmas han surgido diversas interrogantes que es preciso aclararlas. Algunos que dicen oponerse al Gobierno del presidente Maduro y firmaron, expresaron en algunos casos específicos temor por la anulación de sus visas norteamericanas o por temor a represalias en caso que logren viajar y puedan ser tratados como delincuentes en suelo estadounidense, a ellos, los que pueden visitar con frecuencia ese país hay que decirle que no deben temer por ninguna de las dos hipótesis que los inquieta, debido a que el fin único de las firmas es demostrar ante la Cumbre de las Américas y ante la opinión pública mundial que a Venezuela la defienden los venezolanos y que el único camino que hemos decidido transitar todos es el de la paz – aunque sean sólo pocos los promotores internos de lo contrario-. Quiere decir esto que el presidente Maduro no dejará que algo malo le suceda a venezolano alguno que haya decidido defender la Patria.

La otra pregunta que se hacen extraños y propios es: ¿Y después de las firmas qué? Esta interrogante se parece mucho a la pregunta que hacía una periodista de un canal nacional en un casa por casa, “¿Ustedes creen que el presidente Obama acceda a derogar el decreto que hoy ustedes exigen con estas firmas?”.

La respuesta a ambas es simple, cualquier respuesta de la Casa Blanca que apunte hacia la paz, hacia la no ejecución de dicho decreto e inicie un cese de la política expansionista e injerencista sobre nuestras propias políticas internas es un avance sustancial en la batalla que libramos. La derogación del decreto no puede ser sino un objetivo táctico que aunque los egos imperiales no permitan que se concrete, suficiente con que exista un cese de las intenciones intervencionistas, que se tire un puente nuevamente hacia el diálogo franco sobre las bases de la diplomacia y el derecho internacional y sobre el principio irrenunciable de Venezuela de ser libre y soberana y no recibir órdenes de país alguno para imponer ninguna política o que pretenda torcer la soberanía del Estado, de nuestros ciudadanos, de nuestra tierra que amamos, sentimos y defendemos nosotros y nosotras.

Gloria a quienes firmaron, al pueblo movilizado, a esta tierra que nos ha permitido nacer en ella y arrastrar con nosotros las luchas se han librado en torno a la independencia, la igualdad y de la soberanía. La forma de nuestro mapa, nuestros símbolos patrios, nuestra bandera y el propio nombre de Venezuela están forjados por la lucha de quienes la han amado y de quienes la amamos, aunque benditos por el oro negro bajo nuestro suelo y nuestras riquezas minerales la historia nos ha obligado a volver a las propuestas de integración de la región y a pararnos erguidos una vez más frente a otro imperio que pretende arrebatarnos nuestro principio de autodeterminación por sus intereses económicos, por lo que representa dominar y controlar este suelo a quienes lo gobiernen. Estamos entonces decidido –aunque en paz- a seguir nuestro rumbo político sin virar ni un solo grado por presiones externas sino a profundizar los cambios que es entonces el viraje correcto que reclama nuestro pueblo. Estamos decididos a seguir avanzando en paz.

Fuente: Página oficial del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV)

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.