Hablando de Poder

14.dic.2016 / 02:42 pm / Haga un comentario

Asamblea Nacional insiste  en golpe de Estado contra Maduro

La mayoría opositora en la Asamblea Nacional insiste en el golpe de Estado contra el Presidente Nicolás Maduro” aseveró este miércoles el Gobernador del estado Carabobo, Francisco Ameliach, durante su programa Hablando de Poder, número 96, transmitido por Radio Nacional de Venezuela (RNV) 90.5 FM, en el que afirmó que la oposición venezolana actúa como la quinta columna del imperio norteamericano.

Ameliach refirió que este martesla derechaen el Parlamento Nacional,durante la sesión ordinaria,demostró que intentan retomar el camino del golpe de Estado al pretender discutir un juicio político o una supuesta responsabilidad política del Presidente Maduro, que no tiene fundamentos legales dentro de la Constitución de laRepública.

“Ellos siempre han visto tener la mayoría en la Asamblea Nacional para dar un golpe de Estado apoyados por los Estados Unidos, hay que recordar que el pacto de Punto Fijo firmado en 1958 fue un pacto de élites tutelado por los Estados Unidos para proteger sus intereses, y ¿Cuáles son sus intereses? Pues el petróleo, entonces ahí está la raíz de todo el asunto” aseveró.

En este sentido, Ameliach analizó cronológicamente la raíz del golpe de Estado continuado que vive Venezuela desde noviembre del año 2001, cuando el presidente Hugo Chávez, luego de aprobarse la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, aprobó las leyes habilitantes, entre ellas, las que denominó como las “Tres Marías”, la Ley de Tierras, la Ley de Pesca y la Ley de Hidrocarburos.

Asamblea Nacional insiste  en golpe de Estado contra Maduro

Cronología de un golpe de Estado continuado

El Gobernador de Carabobo recordó que, “desde que en el año 1919 se comprobaran las reservas de petróleo en Venezuela, por la empresa del Grupo Shell, llega al país la Standard Oil New Yersey, de los Rockefeller, que hoy en día es la Exxon Mobile, esta creó en nuestro país la Standard Oil Venezuela, para luego comprar la Creole Petroleum Corporation, convirtiéndola en 1928 en un gran “Holding”, es decir una gran corporación petrolera en Venezuela, monopolizando así la actividad”.

De igual modo, explicó que desde entonces la petrolera venezolana funcionaba como una sucursal de las petroleras de los Estados Unidos, ya que se les permitió invertir en la industria con capital extranjero, nunca hubo una asociación con el Estado, o con empresas privadas nacionales, dominando así la explotación petrolera en Venezuela.

“La Creole después que monopoliza la actividad petrolera en Venezuela, con la reciente aparición de la televisión en 1952, crean el primer programa informativo venezolano llamado: “El Informador Creole”, atendiendo al desarrollo de la guerra psicológica para dominar a las naciones, a través de la transculturización, que en Venezuela es la cultura del petróleo”, precisó Ameliach.

Asamblea Nacional insiste  en golpe de Estado contra Maduro

Quieren que volvamos a ser colonia petrolera de EE.UU

El también vicepresidente de Organización, del Partido Socialista Unido de Venezuela, Francisco Ameliach, continuó su análisis, centrándolo en los intereses que la nación americana tiene en nuestro país y exponiendo los métodos usados para controlar de nuevo el petróleo venezolano.

“El 13 de noviembre del 2001 se aprueban en Venezuela las leyes habilitantes, entre ellas la Ley de Hidrocarburos, que establece mecanismos para hacer que el petróleo esté realmente en control del Estado venezolano y se colocan los recursos obtenidos, a través de la explotación petrolera, a favor del pueblo, a favor de las misiones sociales”, especificó Ameliach.

Asimismo, indicó que dicha ley, le devolvió la propiedad a Venezuela sobre el petróleo, trayendo como consecuencia que el Imperio Norteamericano iniciara una guerra no convencional en contra de nuestro país, sometiéndolo a un golpe de Estado y a un paro petrolero en el año 2002, llevado a cabo por la oposición venezolana, quienes aun reciben sus instrucciones.

Guerra continuada

El mandatario regional señaló que el imperio norteamericano, de la mano de la oposición que actúa como su quinta columna, insiste en una guerra continuada que ha cambiado de formas dejando atrás los días de huelgas y paros en el sector privado para llegar a una etapa de especulación, inflación inducida y la escasez, que es la nueva modalidad de guerra que estamos enfrentando actualmente, la económica.

Para explicar ésta teoría, Ameliach se refirió al artículo publicado el pasado 12 de diciembre por el escritor Luis Britto García en el portal web de Aporrea.org, titulado: “La guerra económica y la mano del mercado” en el que cita el trabajo realizado por la economista Pasqualina Curcio Curcio, quien de manera estadística comprueba esta campaña de agresión que además cuenta con el apoyo de las empresas de comunicación.

El gobernador de Carabobo se refirió a un extracto de la investigación de la economista Pasqualina Curcio Curcio en el que destaca que “en Venezuela el producto interno bruto (PIB) total ha aumentado 43% desde 1999 hasta 2015, que el PIB agrícola se incrementó 27% entre 1999 y 2014. Señala también que el PIB total del año 2015, cuando se registró un nivel de escasez superior al 30%, fue 34% mayor que el del año 2004 que registró niveles de escasez sólo de 7%. Y que el PIB agrícola el año 2014 fue 14% mayor que el del 2004”.

“En ese trabajo Pasqualina dice que los métodos cambiaron, a partir del 2003 después del fracaso del paro petrolero, los métodos de la huelga general y de los paros escalonados cambiaron y ahora ésta nueva forma de guerra les resulta más efectiva porque además no hay un actor visible ya que es un sabotaje que está, sobre todo, en la red de distribución” afirmó.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.